Las montañas pistoiese desde una ventana

Fue un gran buen día de mucho sol, un día de medio invierno pasado dando vueltas por las Monatañas Pistoiese (la parte de los Montes Apeninos en la provincia de Pistoia) grabando videos y entrevistando la gente local mientras que estaba ocupada con sus trabajos y artesanía tradicional.

 

En primer lugar, visitamos el taller del maestro chocolatero Catinari, adonde él mezclaba la chocolada importada transformandola en praliné de cada formas y sabores, así como por las tabletas o los huevos de Pascua…y además él estaba produciendo su propia chocolada desde los granos de cacao de Sao Tomé: ¡esta fue la experiencia! Gostar una verdadera chocolada al 100%, allí mismo presada y comMaestro chocoladeroida. Y un gusto fue también charlar con el señor Catinari, escuchar su historia personal y anecdotas, entendiendo así cuanto él ama el chocolado y su trabajo.

 

Catinari es originario de las Montañas Pistoiese, pero en 1954 emigró en Suiza, y fue allí donde aprendio el arte de la produción y modelación del chocolado. Despues de 20 años en Suiza, decicidio de volver a Italia, por la precisión en Agliana, donde ahora sigue produciendo su exquisito chocolado. Praliné de chocolado

 

 

 

Después de haber visitado el taller señor Catinari, nos dirigimos hacia la cumbre de la montaña para alcanzar S. Marcello Pistoiese. Nosotras (la camarógrafa y yo) tuvimos que grabar una entrevista con un pastor local y una granjera que producen un dulce único llamadao “necci“.

Fuimos primero a la estancia del pastor, en una pequeña valle al pie del pueblo de Piteglio, celebre por el antiguo puente Castruccio. Le estancia de Stefano Innocenti se encontra en un capa soleada de la montaña, allí puedes pensar verdaderamente de estar en otro mundo. Hablé con Stefano sobre la manera de produción de sus quesos, el “raveggiolo” (una especia de queso fresco) y la “ricotta“. Su produción es totalmente orgánica, y está disponible sólo por la gente que viene a la granja o en las tiendas de comestibles alrededor.

Hablamos de su estilo de vida, de lo que significa ser un pastor en el 2009, y dijo que es muy duro, más duro de lo que fue por sus padres y abuelos, y si hay alguien que todavía sigue viviendo así es porque pone mucha pasión en esto. Una pasión que se puede probar simplemente conociendo Stefano y Paola (su mujer, que también se ocupe de la preparación del queso), ¡ esto es algo que no te olviderás!

Lucia en su AgriturismoConduciendo un poco más arriba en las montañas, alcanzamos la estancia de Lucia, el Agriturismo L’Alberaccio, que puedo definir uno de los pocos verdaderos “agriturismo” en Toscana. Animales que corrían libres en los campos, patos, gallinas y perros te daban la bienvenida. Juntas al fantástica Lucia, que estaba preparando el fuego para cocinar los “necci” en una manera tradicional, nunca vista antes en ningun lugar, siquiera en mi ciudad, Lucca, donde se hacen necci desde siempre.

 

Aprendió el fuego con pequeñas ramas de madera, luego puso “testi”, una especie de grueso plato hecho con especiales pedras locales, adonde la pasta por los “necci” fue derrita directamente. Necci es algo como una crep, hecho con harina de castaña y agua, mezcladas hasta obtener una pasta lisa que se puede vertar en los “testi”, de hecho no tan directamente, primero se pone una hojas de castaño sobre los testi, y luego se puede verter lLos necci sbre los testia pasta de necci.

 

Las hojas de castaño tienen que ser recogidas después de la primera tormenta de agosto y luego secadas colgandolas a las ventanas…tan pronto como los testi calientes tocan las hojas, un intrigante olor de madera viene sacado afuera y te llevará atras en el tiempo…y entonces podrás amontar una capa de testi con hojas de castaño y pasta de necci, luego otra capa igual de testi, hojas de castaño y pasta…el humo saldrá afuera mientras que un fuego fuerte cocina los necci, que podrán ser gustados después de pocos minutos…

Por primer cosa quitas las hojas, luego pones un poco de ricotta en el medio del neccio y al final lo enrollas como si fuera un taco, y ya está listo por ser comido. Los rellenos pueden ser diferentes, pero esta es la manera más tradicionale de probar los necci…

Mientras que estaba haciendo todo esto, Lucia me contaba historias y cuentos del pasado, y dijo que le gustaba preparar los necci y tener viva la tradición no sólo para entretener los huespedes, sino aun porque en esta manera ella sentía como si su mama, abuelas y tías fueran todavía vivas, allí, dando vueltas en la vieja casa de piedra, viviendo según los ritmos de la naturaleza, de la montaña, verdadera vida rural…y esto es propio lo que se siente exacatmente después de un día dando vueltas en esta puqueña perla que es la Montaña Pistoiese…

 

Las Montañas de Pistoia, Toscana 

 

 

Por más informaciones visita nuestro sitio web www.eliotropica.com o escribenos a info@eliotropica.it